miércoles, agosto 30, 2006

Los cinco menos un sentidos

(Desvaríos noctambulares)

Desde hace unos días, el ojo derecho se me irrita y se pone acuoso, como un pequeño estanque de mar rojizo. Es molesto, incluso veo un par de diminutas bolitas y ya pienso que me puedo quedar ciego. No puedo evitarlo, soy muy aprehensivo y enseguida imagino desenlaces trágicos. El otro día me raspé la rodilla jugando al voley playa (me pilló justo en la articulación, por eso pica tanto al contraer ciertos movimientos y supura), también pensé en alguna atrocidad. Lo suelo hacer, quizás tenga una enfermiza obsesión hacia la autodestrucción.

Eso del ojo y quedarme ciego me ha recordado a una manía personal bastante idiota que a veces me viene a la cabeza. Es esta: si tuviera que perder uno de los cinco sentidos, ¿cuál soportaría mejor su pérdida? Entonces, en plan método de Stalisnavsky, me lo creo, me meto en el papel de lleno y estudio mis cinco sentidos. Uno por uno.

La vista no, imposible, la pierdo y me muero: no podré ver más cine, más luz, más noches, más paisajes, más gente, más mujeres…

¡El oído es primordial! ¿Una vida condenada al silencio? No puede ser, sin escuchar música, el sonido de las películas, del mundo, la voz de las gentes, las mujeres…

El tacto me dolería mucho perderlo: adiós al sentir del contrapeso de las teclas del piano, no más auto masajes de pie, no más contactos con mujeres…

En cuanto al gusto, no soy muy aficionado a la comida, la gastronomía no me interesa demasiado. Eso no quiere decir que no disfrute comiendo. Por eso, siempre pienso que mi sentido del gusto está especialmente pensado para otros menesteres. Una vida sin poder degustar debe de ser muy sosa.

El olfato es el sentido al que menos importancia he prestado. Hay veces que huelo cosas que los demás dicen que no huelen y otras que no logro oler lo que mis acompañantes certifican. Además, soy de los que les gusta el olor a gasolina. Si me condenaran, preferiría dejar de oler que no poder ver, escuchar, palpar y degustar. Atisbar ciertos olores otorga placer, claro; y tampoco podría oler el aroma de cierta persona, pero qué se le va a hacer. Además, con el gusto, podría recordar mentalmente los olores.
Sin embargo, ahora que estoy leyendo El perfume de Patrick Süskind, estoy aprendiendo a valorar notablemente el sentido olfativo. Como el protagonista, Jean Baptiste Grenouille, a mí también se me vienen ciertas fragancias guardadas en el interior, como a todo el mundo, supongo. Tengo escasísimas fragancias recopiladas, eso sí, en comparación con el genio Grenouille y su divina nariz que acapara y recompone fragancias, pero qué demonios, me gustaría experimentar más.

No puedo perder ninguno de mis sentidos. El caso es que, después de distraerme con semejante tontería, retorno al asunto de mi miope e irritado ojo derecho. ¿Por qué está así? ¿Radiaciones del ordenador? No, salgo mucho y, aun al aire libre se me vuelve a irritar. A lo mejor, considerando el caso desde mi perspectiva ilusoria y mágica: posiblemente la tristeza se ha ido agrupando en el pobre glóbulo y por eso está así...

Casualmente, toca revisión ocular. Así que, si me pregunta el oftalmólogo por alguna posible razón, podría responder: "¡Se me acumuló la tristeza en el ojo! ¿Qué puede hacer contra eso? ¿Me quedaré ciego? Y, por cierto: ¿cuál de los cinco sentidos perdería usted?".

20 Comments:

Blogger Insanity dijo...

Reflexiono sobre este post, cantautor-no-mudo...Creo que tu ojito sanará antes de lo que imaginas. La tristeza también se cura, sr.Chow(a veces demora un poquito mas de lo que imaginamos); "como es arriba es abajo, y viceversa". piensa que sanarás, no creas que no sanarás, y después cuéntame que tal resulta esta receta. Créelo. A mi me está dando resultado ;)(Pero no debemos ser egoístas y por eso te cuento este secretito Shhh...)
Muy interesante este post. Es todo muy relativo...
Un abrazo a tu corazón, que sin lugar a dudas, es poseedor de esos cinco y de muchos mas.
Felicidades, Carlos.

5:46 a. m.  
Blogger sacris dijo...

Me ha gustado mucho el post. Creo que como tu, los sentidos que menos valoro son el olfato y el gusto, pero no quisiera desprenderme de ninguno de ellos.

Un saludo y espero que mejores pronto

8:24 a. m.  
Anonymous aiyana dijo...

hola de otra aprensiva, yo si tuviese que perder alguno obligatoriamente y pudiese elegir preferiría el olfato.

No te preocupes por lo del ojo, en cuanto estes en la sala de espera del medico se te pasará... suele ocurrirme a mi.

12:58 p. m.  
Blogger sabejal dijo...

Vaya, esa es una de las preguntas extrañas que me da por hacer a la gente. La mayoría elige el olfato, yo también. Es cierto que me maravillan algunos olores, pero los otros sentidos me son demasiado necesarios y sinceramente, a veces preferiría no oler ciertos aromas...
Por lo demás minino, sólo tienes que echar la tristeza fuera, ¿qué es eso de ir acumulando y acumulando? despréndete de lo que no necesitas!
Besosss

2:33 p. m.  
Blogger illeR dijo...

Puesto a elegir perdería el olfato o el gusto. Yo, a veces, juego a ese juego con una amiga, pero a nosotras que nos gusta el riesgo y lo complicado, hemos "creado" una variante, eliminamos tres opciones. De forma que nos quedamos con el oido o la vista, y con esta modificación la cosa se complica mucho, mucho más. En este caso, mi amiga perdería la vista y yo el oido.

Por lo del ojo no te preocupes. A mi me pasa una cosa bastante molesta en primavera, y es que noto que tengo algo en el ojo, como si tuviera una pestaña, es molestisimo en cada parpadeo y sin embargo no hay nada "visible" a simple vista. Parece chungo, verdad...pues un colirio unos cuantos dias se arregla.

Post-> Oí que estan haciendo una pelicula de "El perfume" no me acabo de imaginar como sera, siendo un libro tan descriptivo en las sensaciones.

2:41 p. m.  
Blogger Adrià dijo...

No, no no una vida sin oído sería imposible, una vez tuve una pesadilla y soñé que me faltaban las manos y que no podía oír…creo que fue el peor sueño del mundo!!...

Soy nuevo en tu blog llegué a el a través del link de Gabi y he disfrutado mucho, felicidades!.

Adrià

2:52 p. m.  
Blogger Don Mendo dijo...

Hipocondriaco como Woody Allen, cada día te pareces más.

Yo también perdería el olfato, aunque eso de quedarse medio tonto oliendo el pelo de una chica... no tiene precio.

4:25 p. m.  
Blogger florecilla de alcanfor dijo...

Carlos, has hecho un post que quita el sentido :)

Si hay que perder alguno, el del gusto. Sin olfato se pierden también sabores, así que me importa menos saber si algo es dulce o salado que lo demás.

4:41 p. m.  
Blogger terminus dijo...

¿Un sentido que perder?... La vista, siempre me quedará el sentido del tacto. Para mi es el más importante, ese nunca engaña, la vista si.

Un Abrazo

Edu

PD: Por ciert que Aiyana te ha pasado el testigo del relato

5:34 p. m.  
Blogger jerseygirl dijo...

La vista...no perderme tantas cosas que todavia no he visto...
Oido... ultimamente escucho muchas tonterias, asi que no se...pero tambien me perderia muchas risas y muchas canciones...
Gusto...me encanta comer, asi q no podria dejarlo.
Tacto..me encanta acariciar...
Olfato es mi sentido mas desarrollado...
No se que preferiria perder...el olfato parece el menos imprescindible..pero creo que se echaria en falta igual q los demas.
Me dejas sin poder elegir.
Un saludillo

5:54 p. m.  
Blogger jerseygirl dijo...

En cuanto a tu ojo, muchas veces a mi hermana le pasa y es por causa del cansacio, o de dormir mal...tmb puede ser conjuntibitis, con agüita salá se puede curar

6:01 p. m.  
Anonymous Mayka dijo...

El olfato... sí. Y eso que hay pocos placeres comparables a llegar casa y oler la comida recién hecha o el olor de mami, jeje. Pero los demás son, para mi, demasiado imprescindibles para vivir.

Cuando se dice "eres mi ojito derecho" es una especie de halago... no cambies ahora el significado del dicho hombre!! cuidate ese ojito!! :)

Un abrazo enorme

8:29 p. m.  
Anonymous Gabi dijo...

Cuando yo leí la maravilla de libro que estás leyendo tú ahora. me pasaba el día entero intentando oler, sentir lo mismo que el protagonista, pero no hubo manera. Descubrí entonces que una gran nariz no es sinonimo de gran olfato así que si de algún sentido puedo prescindir es de ese.
Tengo que pasarte la letra de una canción que compuso una amiga mía, se titulaba "mi ojo derecho"
Un abrazo.

9:47 p. m.  
Blogger morrigan dijo...

Hasta hace poco yo te habria dicho que el sentido del oido... no en vano aprendí lenguaje de signos para poder comunicarme con sorso-mudos... Ahora no sabria de cual desprenderme, me hacen falta todos. Pero si me tuviese que desprender de alguno seguramente seria del sentido de la La nocicepción (es la percepción del dolor)(vease Wikipedia).

Saludos

10:23 p. m.  
Blogger Elendaewen dijo...

Hmmm, si me preguntaras entre "ciega, muda o sorda" elegiría muda... pero no es parte de los 5 sentidos. Creo usarlos todos y lamentaría perder alguno de ellos.
Saludos :)

11:54 p. m.  
Blogger Carlos (sr. Chow) dijo...

¡Vaya, cuántos mensajes hay! Y eso que, cuando publiqué el post, pensé que era el desvarío más estúpido de todos los que he escrito. Procedamos a responder:

Insanity: Queridísima In, si hay algo que estoy aprendiendo en estos meses, es que la tristeza mora en mí, pero tu receta y tu dedicación a este blog, el mejor condimento para hacer que quede abajo durante un tiempo. :)
Sí, shhhhh, será un secretillo.

Tu saludo reservado, con los cinco sentidos.


Sacris: ¿Te gustó de verdad, eres sincero? Jeje. Claro, al final como yo (y como todos), me quedo con los cinco. No te preocupes por lo del ojo, es una tontería.

Un saludo, con guiño del ojo derecho, para que veas que funciona.


Aiyana: Bienvenida al estudio del Sr. Chow, qué placer ver gente nueva por aquí.
Aiyana, si se te pasan las molestias cuando vas al médico… ¿por qué no te haces una casa cerca de tu centro de salud? Sería perfecto.

Un saludo, gracias por tu primera visita.


Sabejal: ¿También preguntas eso? Tenemos muchas más cosas en común, seguro. :)
Parece que todo el mundo se desprendería del olfato, ¡pobres narices infravaloradas!

Un saludo ronroneante.


illeR: Otra que se quitaría el olfato. ¿Juegas a quitarte sentidos con una amiga? Pero, ¿es sólo imaginando o tomáis medidas para creéroslo? Qué curioso.

¡Efectivamente! Están haciendo una película de El perfume, lo sabía desde hace bastante tiempo. Posiblemente ya esté hecha, no sé. Me pregunté lo mismo que tú avanzados varios capíulos: ¿cómo lo adaptarán de manera que “olisquear” sea más importante en la película que ver y oír? El libro tiene su riqueza en la descripción de fragancias y en el importante vínculo interior con el protagonista. Y eso, traducirlo en imágenes, es muy difícil. Espero que no opten por convertir la película en una simple historia de un asesino que hace perfumes, como tal se quiere vender el libro, en verdad, con el subtítulo de: Historia de un asesino y su tan directa sinopsis.

Un saludo con perfume (pero no el de Grenouille, que no quiero dominarte, ¿oh sí?).


Adrià: ¡Qué pesadilla! Tírala por la ventana, es horrorosa. No quiero contagiarme, jeje.
Bienvenido al estudio del Sr. Chow, es un placer, y más si vienes “por culpa” de Gabi.

Un saludo con buen oído.


Don Mendo: Puede que cada vez sea más paranoico, como el gran Woody Allen, ¡pero ojalá fuese tan inteligente como él! Me gusta tu comparación, lo reconcozco, gracias.

Y di que sí, como yo, eso de no poder oler el pelo de una chica tira para atrás.

Un saludo paranoico.


Fiorecilla de alcanfor: Bien, alguien que prefiere conservar su olfato. Si has leído, habrás comprobado que eres la única por ahora.
Mmm, ¿no será también porque la pintura tiene su olor?

Un saludo con buen aroma.


Terminus: ¿Perderías la vista antes que los otros sentidos? Comprendo lo que dices, claro… ¡has sido el único que se ha atrevido! Pero bueno, como la tienes, te aviso que es posible que te siga engañando. Jeje.

Un saludo a ciegas.

P.D: Sí, sí, me ocuparé de ello. :)


Jerseygirl: También sin saber muy bien elegir, ¿verdad? Se trata de una pregunta estúpida la del post, no nos la vayamos a creer.
Respecto a lo del ojo, dijiste: “Con agüita salá se puede curar”. ¿Vale la del mar? Es que se me irritó otra vez al bañarme en la playa...

Un saludo salao. Gracias por preocuparte.


Mayka: Ya, Koala. Me has recordado un pensamiento que me gusta decir, con eso del ojo y el dicho. “Uno de mis ojos está reservado para ti, el otro lo tienen que compartir el resto de mujeres del mundo”. Por eso, no puedo descuidarlo, no sé cuál perdería en caso extremo.

Un saludo, gracias por tu visita.


Gabi: Uf, es que dan ganas de experimentar, y entra envidia no tener un poco de la profundidad nasal de Grenouille.
Pues espero a que me pases esa letra de tu amiga. :)

Muchas gracias, ¡un saludo!


Morrigan: Eres muy lista, di que sí: eliminas el tacto, pero sólo eliges perder el sentido de la nocicepción. Jeje.
Conoces el lenguaje de los sordo-mudos, qué interesante...

Bienvenido al estudio del Sr. Chow, Morrigan. Un placer, visítalo cuando quieras.

Gracias. Un saludo.


Elendaewen: Respuesta del estilo de Morrigan, no es el sentido exactamente. Modificándolo a tu gusto, jeje. Pero no podrías cantar, y sé que te gusta mucho cantar canciones cantauteras.

Un saludo mudo.



Hasta pronto.

2:53 a. m.  
Anonymous mayka dijo...

... esa frase nació contigo

:)

1:08 p. m.  
Blogger Carlos (sr. Chow) dijo...

No, Mayka, te equivocas. Si esa frase nació conmigo, entonces no tendría ningún sentido.

5:09 p. m.  
Blogger Alemanita dijo...

Maravilloso ese libro, y por cierto,creo que ya hay película. Respecto a lo de los cinco sentidos, no quiero tener que plantearme cuál de ellos estaría dispuesta a perder...
Saludos!

4:28 p. m.  
Blogger El hada que perdió su magia dijo...

Veamos. Las infecciones oculares más comunes vienen desencadenadas por algún bichito que hubiera en el aire, porque te hayas rescada en exceso, porque se te haya metido un granito de arena y no lo hayas notado, y a veces, simplemte, es porque has tenido una bajada de defensas. En el cuerpo humano viven un montón de bacterias que nos ayudan a hacer cosillas y nosotros a cambio les damos de comer nuestras células muertas. Lo único que las mantiene a raya (una especie de control de natalidad al estilo Chino) es nuestro sistema inmunológico. Cuando estamos estresados, preocupados, o simplemente incubando un resfriado, nuestro sistema inmune se centra en otras cosas y se olvida del control de natalidad, por eso puede ser que las bacterias de tus ojitos estén intentando dar un golpe de estado. Ve a la farmacia y que te den un colirio.

Las manchas que ves se llamasn "moscas" hay gente que las tiene para toda la vida, y gente que sólo las tienes durante un determinado tiempo, no te agobies, no es nada malo, es muy común.

A la rodilla cúrala con betadine y deja que se seque al aire. En la playa cuidado con la arena, y en la ducha no dejes que se quede mojada, sécada con toques (nada de frotar) y verás cómo mejora.

Gracias por tu visita.

Pd: yo perdería el gusto, así no querría más chocolate y no pondría cara de chupar limones en esos momentos tan íntimos...

5:31 p. m.  

Publicar un comentario

<< Página principal

ecoestadistica.com