martes, junio 20, 2006

Luces

(Relatos bajo el flexo)

La carretera oscura era iluminada por los faros del coche.
Él conducía impasible con ojos entrecerrados. Ella observaba el paisaje animada, sus ojos casi tan grandes y luminosos como los faros del automóvil.
- Mira -dijo ella-. Eso de allí tiene que ser un establo. ¿Cuántos animales habrá? Nunca he ido a una granja.
- Un día te llevaré a la granja -respondió él.

Siguió conduciendo, inalterable. Ella, más ilusionada, volvió a fijarse en el paisaje.
- ¿Viste? En ese cartel ponía algo de unas aguas termales. Tiene que ser muy relajante bañarse y pasar horas y horas calentita entre rocas y agua, ¿verdad?
- Un día te llevaré a las aguas termales -dijo él, inmóvil.

Continuaba el viaje. Entre dos montañas, ella creyó ver el mar.
- ¡El mar! Pronto será verano, y en la ciudad no podemos ir. Con las ganas que tengo de ir al mar…
- Un día te llevaré al mar -dijo sin apartar la vista de la carretera.

De pronto, apareció una lejana ciudad al otro lado, miles de luces entraban por la ventanilla.
- Cuántas luces hay, míralas. Son tantas, y tan bonitas…
- Un día te llevaré a las luces -concluyó él.
Y ella se lo creyó.

21 Comments:

Blogger violetazul dijo...

..Y se pasó toda la vida esperando a que llegara el dia en que.. y nunca llegó..

8:28 a. m.  
Blogger Súcubo dijo...

ay las promesas... a veces esta bien soñar :P

besos wapo

9:47 a. m.  
Blogger terminus dijo...

Prefiero un "Vamos ahora" que un "ya te llevaré". Aunque a veces lo digo tan tajante que o no me creen o se asustan. Pero seguiré diciendo "Vamos"

Un Abrazo Majo.

EDu - Mr.Guinness (Me gusta como me has bautizado, jejeje)

4:30 p. m.  
Anonymous R. dijo...

las promesas del futuro... ainsss... cuantos deseamos tener en el presente seguro nuestro futuro y recurrimos a veces a que los demás nos lo prometan, cuando aun no tenemos bien cimentado nuestro presente.

Un abrazo...

6:10 p. m.  
Blogger florecilla de alcanfor dijo...

El conductor de las promesas consiguió terminar el viaje y no dormirse gracias a una compañera entusiasta y habladora.

(yo creo que sí la va a llevar a la granja, a las aguas termales, al mar y a las luces. De hecho, creo que el viaje que están haciendo es una promesa cumplida)

7:00 p. m.  
Blogger ma´heona´e dijo...

Las palabras a veces están vacías, no me gustan las respuestas vanas, las que sabes que son simplemente un eco despistado a tus preguntas...

Será porque cada vez intento dejar menos cosas para más adelante.

Un besote majo.

12:24 a. m.  
Blogger Elendaewen dijo...

Bendita inocencia, quién la retuviera =)
Saludos

12:52 a. m.  
Blogger Insanity dijo...

“Él conducía impasible con ojos entrecerrados”
¿Por qué “impasible”, Sr. Chow?; es lo que quisiera saber...

Este relato tiene algo (que aún no se claramente qué es) que me dice que es mucho mas que un simple relato.
Un gusto leerte, sinceramente; escribes precioso.
Un abrazo, Carlos.

5:13 a. m.  
Blogger Carlos (sr. Chow) dijo...

Aunque lo he hecho otras veces, eso de explicar lo que quería decir no se me da muy bien. Además, no hay más allá de lo que se lee, y las compañeras y el compañero Guinness ya lo han descrito. Pero Insanity me pregunta, y te respondo con ilusión (veamos cómo me expreso).

El relato viene a raíz de una experiencia muy diferente que modifiqué al cambiar su perspectiva.
Desde el punto de vista de él, quería retratar algunas personas que, por su egoísmo y dejadez, quizás no se merecen una persona como la que le acompañaba en el coche. Desde el punto de vista de ella, la inocencia e ingenuidad de esas personas con candor, que se dedican de lleno a otras y no reciben el trato que se merecen.

Eso es: los diferentes tipos de luces, algunas más brillantes, y otras menos. Eduardo Galeano, si no me equivoco, llamaría a estas luces fueguitos.

Casualmente, hoy han echado el capítulo de Los Simpsons: Un tranvía llamado Marche, en el que ésta actúa en una versión musical de la obra de Tennessee Williams y Homer no presta ninguna atención y ningún respeto por lo que su mujer hace. Creo que tiene un poco de relación con el relato. Pero claro, ese final del episodio tan bonito… y es que Homer Simpson es Homer Simpson.
Y ya que estamos, después de ese episodio emitieron otro de mis favoritos: Coronel Homer, en el que éste se hace manager de una camarera y cantante country que se enamora de él. Genial.


Pero me gusta la actitud de Fiorecilla, tan optimista. Puede ser perfectamente lo que dice ella, y me gusta que lo crea así. ¡Qué haría sin esos comentarios que airean el humo cargado del estudio!


Gracias y saludos a todos: Violeta azul (bienvenida al estudio), Súcubo, Terminus, R, Ma´heona´e, Elendaewen, e Insanity.
El estudio del Sr. Chow se complace mucho con vuestras visitas. Y también, por supuesto, aunque nunca los he nombrado, a aquellos que simplemente lean.

3:52 p. m.  
Anonymous Rikku dijo...

Qué triste es sentirse ignorado y que no te presten atención cuando estás hablando. Espero que la chica del relato fuera a alguno de los sitios que mencionó.

Un saludo Sr Chow

4:54 p. m.  
Blogger sabejal dijo...

Vaya... pobre chica. Cuando se de cuenta de que son sólo promesas quizá sea tarde. Pero ojo, también él me da pena. No se da cuenta de lo que tiene y lo que podría disfrutar con sólo aprovechar un poco más lo que se le ofrece.
Por favor, que la historia siga.. no puedes pegarle una colleja a él para que reaccione y pare el coche de una vez o sacarla a ella para que haga dedo y busque otro acompañante?
Se podría buscar a un minino a un terminus, digo yo!

5:36 p. m.  
Blogger Carlos (sr. Chow) dijo...

Hola Rikku, yo te considero otra chica como Fiorecilla: optimista por su comentario. Sí, es triste lo que dices, y la pena dependerá del valor que merecían tus palabras. ¡No dejes jamás que te ocurra!

Un saludo japonés.


Sabejal: Sí, los dos dan pena, en el sentido que explicas. Puede que cambien de parecer, puede que no, que sigan, que su relación se fundamente en una forma inexplicable de amor... O simplemente les gusta como están.

Jaja, la versión final en la que la chica para el coche y hace dedo para buscarse a otro es muy buena. Si quieres que continúe te la dejo a ti.

¿Un minino? Las chicas no quieren mininos, Sabejal. ¿Terminus? Pues mira, la chica tendría asegurada su juerga de cada noche, jeje.


P.D: Y es Marge Simpson, no Marche Simpson. Disculpas.

8:15 p. m.  
Blogger najwa dijo...

A veces pasa...
Y luego con el tiempo recuerdas, no fuimos a la granja, ni a las aguas termales, ni a la playa.
Y esa idea se pasea por la cabeza como las cosas que nunca hicimos (pero que quizá un día se hagan)
Bonito es leerte, niño. Besos.

10:14 p. m.  
Blogger reflejos dijo...

Es como si alguien te pide algo y contestas: Ya veremos.
Puede ser que no lo hagas nunca y usas esa respuesta para quitarte el peso de encima (momentáneamente).

Carlos, llevo riéndome un rato por lo del gorrión. Se fue pero volvió. Ya te lo presentaré.
Un beso con mucha sonrisa. :)

10:55 p. m.  
Blogger sabejal dijo...

Venga hombre, ¿como que no?
Queremos buenos acompañantes, que nos hagan reir y no digan "mañana" sino "vamos!", que se ilusionen y nos contagien su ilusión. Eso queremos, al menos las que estamos en nuestros cabales

12:08 a. m.  
Blogger mixtu dijo...

para cuando la viage a las luces...
abrazos

1:26 a. m.  
Anonymous pedrortega dijo...

¿Cómo vienes de tan lejos
en la noche solitaria?
-porque la luna me ha dicho
dónde estaba tu ventana.

¿Y por qué vienes tan triste?
¿Y por qué vienes tan pálida?
-Yo no sé... porque el cansancio
y la tristeza me matan.

¡He visto por mi camino
tantas ventanas cerradas!
siempre pensé: aquel jardín...
aquellas finas acacias,

Pero yo llamaba y nadie
me respondía, y la blanca
luna daba a los cristales
pálidos brillos de plata;

Y nadie me respondía,
y de nuevo me paraba
ante otra ventana, y nadie
me respondía.

Y preguntaba llorando:
¿dónde estarán sus acacias?
La luna buena, tan buena,
tan dolorosa y tan pálida,

tendió un rayo por la senda,
y al llegar a tu ventana
iluminó los cristales
como una fiesta fantástica...

(Juan Ramón Jiménez)

1:49 a. m.  
Blogger Insanity dijo...

Sr. Chow, ¿qué tal si la chica le sugiere algo así como “Puedes parar el carro porque quiero hacer pis”, y luego le sugerirle “ahora conduciré yo el coche”. Podría ser una buena idea (que a él tal vez no se le ocurrió aún, ¿no?); quizás comience a disfrutar el paisaje, a relajar, y hacer un poco a un lado su idea de comando.
Otra, es que la chica comience a hacerle cosquillas ( ¿crees que es mala idea?).
Bueno, yo solo quería acompañarte un poco, quedarme un rato largo hasta hacerte sonreír. Y no digas que no lo intento jaja
Un fuerte abrazo para vos, Cantautor-no-mudo.

4:28 a. m.  
Blogger Isthar dijo...

Hay personas que se pasan la vida prometiéndonos cosas que además saben que no cumplirán. Y lo peor es que nos conoformarnos con creerlas, hasta que decidimos ir por nosotros mismos :)

11:39 a. m.  
Blogger Carlos (sr. Chow) dijo...

Sí, pueden ir a esos lugares, y a más. Mi punto de vista no es el lugar, es el modo como van.


Gracias, saludos.

3:08 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

quiza la xica entusiasta no le importaba tanto ir a esos sitios que ir con la persona que tenia a su lado.Creo que esa tremenda ilusion por visitar sitios nuevos tenia como único objetivo hacer vivir a su acompañante nuevas experiencias, de forma que en cada vivencia consiguiera crear un nuevo recuerdo.Con eso tan solo se sentiria feliz, ha conseguido ser parte de la vida de una persona,y encima de forma grata que más se puede pedir!!! si lo vemos desde esta perspectiva aqui el único perdedor es el conductor pues ha dejado escapar pequeños trozitos de una nueva vida.
Te adoro Sr.chow

4:54 p. m.  

Publicar un comentario

<< Página principal

ecoestadistica.com